cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Entrevista con Ion Arocena, director general de Asebio

Escrito por Silvia Martin el 1 noviembre, 2016 en Reportajes
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

A pesar de su juventud, Ion Arocena tiene gran experiencia en evaluaciones científico-técnicas y de viabilidad comercial de tecnologías, proyectos y empresas en el área de la biotecnología. El perfil profesional de este biólogo de formación y master MBA por la EOI fue determinante a la hora de ser elegido director general de la Asebio, la patronal de las empresas biotecnológicas. “Es fundamental –asegura en esta entrevista- que, como país, decidamos si la biotecnología debe ser un sector por el que apostar”. La entrevista con BIOTECH MAGAZINE se produce inmediatamente después de la celebración, en Bilbao, de la octava edición de Biospain. Arozena estuvo fuertemente implicado en su organización. Un nuevo éxito que añadir a su curriculum…

Hablemos, primero, si le parece, de su incorporación a Asebio como director general. ¿Qué es Asebio?

Es una Asociación empresarial con 17 años de vida que lucha por defender los intereses del sector biotecnológico español, favoreciendo el desarrollo de un entorno político, legal, económico, social, financiero y fiscal favorable al desarrollo del sector. Somos una asociación que representa intereses de entidades muy diversas (empresas, centros de investigación, universidades, parques científicos, etc), y de sectores diferentes: salud, alimentación, energía, medioambiente, y esta transversalidad es lo que le aporta riqueza y le ha ayudado a estar presentes en muchas áreas claves de la economía.

¿Qué piensa priorizar?

Desde mi perspectiva, es fundamental que como país decidamos si la biotecnología debe ser un sector por el que apostar. Tenemos muchos argumentos para sostener que así debe de ser y a partir de dicho compromiso, articular un conjunto de políticas públicas coherentes y de largo plazo que pongan a la innovación en el centro. Desde Asebio defenderemos que la biotecnología debe de ser un sector prioritario para el futuro de la economía española y pondremos nuestro conocimiento y experiencia  a disposición de todas aquellas administraciones y demás actores que estén trabajando en el desarrollo del sector.

¿Cómo definiría el momento actual para el sector biotecnológico español?

Tras un largo periodo de recesión en los que el sector ha tenido que enfrentarse a grandes dificultades, estamos comenzando a experimentar señales de recuperación de algunos indicadores. La economía española no aporta todas las oportunidades que debería, pero el difícil contexto nacional ha favorecido que las empresas salgan al exterior a darse a conocer, y es esa internacionalización, en la que Asebio ha jugado un papel importante con Biospain, Biolatam y las misiones inversas que realiza cada año a otros países, la que está empezando a dar sus frutos. Asimismo, en los últimos dos años las empresas de biotecnología españolas han sido noticia por haber firmado acuerdos de licencia con laboratorios farmacéuticos multinacionales líderes, por haber levantado rondas de financiación con participación de grandes fondos internacionales y  haber realizado colocaciones exitosas en los mercados de capitales. Todo lo anterior ha generado un ambiente positivo y ha puesto a la biotecnología española en el mapa a escala global.

“La biotecnología debe ser un sector prioritario para la economía ”

Sin embargo, el sector biotecnológico está compuesto en gran medida por pequeñas compañías todavía en fase inversora. Por esta razón, las compañías mejor financiadas han aguantado bien la primera mitad de la crisis en términos de empleo y cifra de negocio. Sin embargo, ahora que la economía empieza a recuperarse, algunas compañías atraviesan situaciones difíciles. Por eso, ahora más que nunca, necesitamos apoyo institucional y económico.

¿Hay bioemprendedores en España?

Sí, pero no los suficientes, nos gustaría que cada año se crearan más empresas (la media de los últimos años es de unas 55), y que estas salieran adelante. Existe un problema con la falta de financiación en fases intermedias, para levantar rondas de entre dos y cinco millones de euros. Esto hace que los emprendedores que han obtenido capital semilla para iniciar proyectos, vean como sus proyectos se estancan, y esto no resulta incentivador para el mercado. Además, hablamos de mucha riqueza científica, pero que luego no se traslada al mercado. Sin embargo, aunque seamos la cuna del emprendimiento, el que hay es de una calidad excepcional, generamos buenos proyectos biotecnológicos y eso se nota en el interés que despiertan nuestras empresas fuera de nuestras fronteras.

Pocos meses después de hacerse cargo de la gestión en esta patronal se ha celebrado Biospain en Bilbao ¿Ha sido un éxito ¿ podría haber sido mejor?

Todo es susceptible de mejora, pero estamos muy satisfechos con el resultado final. Hemos crecido en muchos de los indicadores cuantitativos y, asimismo, el evento ha crecido en calidad con una asistencia mayor asistentes internacionales, de inversores internacionales y de delegados con capacidad de decisión.

¿En su opinión, qué aporta la biotecnología a la economía española?

No sólo aporta empleo, número de empresas, ingresos, todos datos recogidos en el Informe Asebio 2015, aporta soluciones reales e innovación, dos factores esenciales para que una sociedad se desarrolle. Si nos fijamos en los retos marcados por H-2020: envejecimiento, energía sostenible, seguridad alimentaria,.. para todos ellos, la biotecnología aporta productos, tecnologías, servicios, en definitiva respuestas que vienen de la mano de la innovación. También aporta ahorros a largo plazo: tratamientos más eficaces, con menos efectos secundarios, que requieren menos hospitalizaciones; técnicas de diagnóstico para prevención de enfermedades; test de detección de sustancias en alimentos, o trazas; para el medioambiente, es una fuente de soluciones sostenible a largo plazo, y menos contaminante,…

¿Hay alguna CCAA más sensible a aportar ayudas al sector biotecnológico?

Sí, por ejemplo, Galicia cuenta con un plan sectorial y una importante trayectoria en potenciar la compra pública innovadora, igual que Castilla La Mancha, sobre todo en el ámbito de la bioeconomía. País Vasco, Cataluña y Andalucía también son comunidades con un compromiso firme por este sector.

Por último, ¿que debería hacer el Gobierno central para apoyar la innovación, el desarrollo y la investigación?

En nuestro Informe Asebio 2015 damos una serie de recomendaciones para apoyar al sector. Desde el punto de vista más sectorial, buscamos un acceso a la innovación equitativo y justo que valore a largo plazo lo que significa su implementación.

Consideramos que medidas de estímulo para el desarrollo del sector del capital riesgo en España, facilitarían un entorno financiero que atrajera capital exterior para nuestras empresas e instituciones, así como modelos de inversión público-privada en el ámbito de la valorización tecnológica y pruebas de concepto.

“En los últimos dos años las empresas de biotecnología españolas han sido noticia por haber firmado acuerdos de licencia con laboratorios farmacéuticos multinacionales líderes”

Además, el gran esfuerzo que realiza una entidad altamente innovadora necesita un mayor apoyo de la Administración para la implantación de sus productos y servicios en el mercado, por ello, seguimos trabajando estrechamente con el sector público para que ponderen temas relativos a coste-eficacia cuando valoren el acceso a la innovación, principalmente en el ámbito sanitario con nuevos medicamentos más eficaces, con menos efectos secundarios, y para que en sus políticas regionales implanten la compra pública innovadora como forma de crecimiento y renovación para alcanzar una mayor competitividad en todas las áreas de negocio.

Según la situación presupuestaria vaya mejorando, esperamos una mayor ambición en la inversión pública en I+D+i. Asimismo, esperamos profundizar, en colaboración con las administraciones, en  el reconocimiento de las empresas de alta intensidad innovadora como lo son las biotecnológicas, eliminando aquellos aspectos que dificultan particularmente el acceso de dichas empresas a estos programas como es el caso de los criterios de solvencia y la obligación de aportar garantías.

Otro aspecto sobre el cual creemos que es necesario continuar trabajando, es el relativo a los instrumentos ayuda pública a la I+D+i, en particular, con la creación de un marco fiscal incentivador para las empresas de alta intensidad innovadora, reconociendo el esfuerzo diferencial de estas empresas en I+D+i.

Noticias relacionadas

Escrito por Nacho Saez el 3 noviembre, 2017 en Reportajes

La Biotecnología se acerca del 9 % del PIB

Escrito por Silvia Martin el 20 febrero, 2017 en Noticias

Biotech, oportunidad única

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.