cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Esperanza frustrada

Escrito por José María Fernández-Rúa el 2 diciembre, 2014 en Carta del director
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

Querido lector:

A punto de terminar este aA�o, el balance se puede calificar de esperanza frustrada para la investigaciA?n espaA�ola, en general, y en particular para la biomedicina. Las promesas incumplidas de los polA�ticos no han socavado, sin embargo, la ilusiA?n de un sector industrial estratA�gico, como es la industria farmacA�utica. Sigue apostando por EspaA�a, bajo la fA?rmula de la inversiA?n en innovaciA?n, investigaciA?n y desarrollo. No es un secreto que uno de los factores que definen el desarrollo econA?mico y social de las naciones es el volumen y la calidad de su investigaciA?n. Entre otras cosas, porque la investigaciA?n promueve el desarrollo tecnolA?gico que, a su vez, es la base del desarrollo econA?mico y la ayuda que se preste en investigaciA?n es incalculable y de multiplicativo valor, porque ataca el problema en su propia raA�z, ya que una causa radical de subdesarrollo es la falta de investigaciA?n.

Parafraseando a Mark McElroy, la investigaciA?n es la llave del futuro y la supervivencia del hombre y, desde un punto de vista prA?ctico, la investigaciA?n fundamental es la inversiA?n mA?s segura de la sociedad para el futuro. Y es que, como he puesto de manifiesto siempre que tengo ocasiA?n, lo que hoy no se investiga, maA�ana no existe.

Todo esto viene a colaciA?n de la crisis del A�bola que, al igual que Estados Unidos, nuestro paA�s ha vivido en los A?ltimos meses. El reconocimiento hacia la investigaciA?n existe entre nuestros polA�ticos, de uno u otro signo, pero no se materializa en medidas concretas que la faciliten. La titular de la Cartera de Sanidad, Ana Mato, reconocA�a pA?blicamente con ocasiA?n del relevo en la presidencia de Farmaindustria, que a�? situaciones sanitarias como las que estamos viviendo nos recuerdan la importancia del impulso a los proyectos de investigaciA?n cientA�fica y clA�nica en el desarrollo de nuevos medicamentos y tratamientos diagnA?sticosa�?.

Y es que, al igual que en la dA�cada de los aA�os ochenta del siglo pasado, se vuelve a pedir a este sector industrial que encuentren una droga eficaz contra el virus del Ebola. Entonces el objetivo era un sA�ndrome desconocido, que daba origen a una serie de enfermedades, entre ellas el sarcoma de Kaposi, entre jA?venes homosexuales de Estados Unidos. En enero de 1987, la Food and Drug AdministraciA?n de ese paA�s daba el visto bueno al primer fA?rmaco antirretroviral que se conociA? por las siglas AZT. La zidovudina se habA�a sintetizado del esperma de ballena. MarcA? un antes y un despuA�s en el tratamiento de las personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el sida.

A pesar de este reconocimiento, el sector farmacA�utico se enfrenta, en EspaA�a, a un cambio de paradigma provocado por la llegada de los medicamentos de origen biolA?gico, que representan una verdadera revoluciA?n econA?mica y tecnolA?gica, por lo que hay que buscar la conciliaciA?n entre los beneficios de la innovaciA?n en el medio y largo plazo con su impacto presupuestario en el corto. El problema que se plantea es que los servicios de salud tienen hoy serios problemas de financiaciA?n, por lo que pueden tener dificultades para hacer frente a los costes de estas nuevas terapias; costes que se concentran en el corto plazo, mientras que el de la enfermedad se extiende bastantes aA�os.

Los analistas coinciden en seA�alar, en base a diferentes estudios, que se han evidenciado que la sustituciA?n de medicamentos tradicionales por los innovadores, aunque pueda provocar un coste directo inicial superior, conlleva una importante reducciA?n de gastos mA�dicos totales, que puede proporcionar un retorno sobre la inversiA?n de hasta el 600 por ciento. AdemA?s y como se ha puesto de manifiesto desde la patronal de la industria farmacA�utica innovadora, no rehA?yen la bA?squeda de nuevas fA?rmulas de precios y financiaciA?n que garanticen sostenibilidad, acceso a la innovaciA?n y desarrollo empresarial.

En este contexto, se ha perdido una nueva oportunidad de ayudar a las empresas medianas y pequeA�as que invierten en I+D para facilitarles unas condiciones fiscales adecuadas. Esta posibilidad, que solicitaban varios Grupos Parlamentarios en el Senado modificando la reforma fiscal, se ha volatilizado el mismo dA�a en que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, leA�a lo que le habA�an escrito sus asesores: a�?EspaA�a apuesta por la I+Da��a�?, en la visita al centro del Instituto Nacional de TA�cnica Aeroespacial, en la localidad madrileA�a de Robledo de Chavela. Lamentable.

Por otra parte, en este nA?mero de Biotech Magazine encontrarA? una serie de reportajes y entrevistas, entre las que figura la del profesor JosA� MarA�a FernA?ndez Sousa-Faro, con motivo de haberse celebrado el 75 aniversario de Zeltia, grupo empresarial que preside y con el jurista Julio Sanchez Fierro, un referente en la sanidad espaA�ola.

 

Noticias relacionadas

Escrito por José María Fernández-Rúa el 27 noviembre, 2018 en Carta del director

Recetar más sueño

Escrito por José María Fernández-Rúa el 28 junio, 2018 en Carta del director

Negros nubarrones, por José María Fernández-Rúa

Escrito por José María Fernández-Rúa el 1 marzo, 2018 en Carta del director

El Santo Grial de la biomedicina

Escrito por José María Fernández-Rúa el 29 junio, 2017 en Carta del director

A propA?sito de mA�dicos y pacientes, Por JosA� MarA�a FernA?ndez-RA?a

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.