cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Fármacos biológicos: esperanzas e incertidumbres

  • Por Julio SA?ncehz Fierro, Vicepresidente de la AsociaciA?n EspaA�ola de Derecho Sanitario

Escrito por Redacción Biotech Magazine el 28 febrero, 2018 en Nacional
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

Los medicamentos biolA?gicos han sido calificados, con razA?n, como punta de lanza de la innovaciA?n sanitaria. Estos fA?rmacos, por su eficacia terapA�utica, encierran una transformaciA?n profunda de la Sanidad, que hasta ahora hemos conocido. Gracias a ellos los mA�dicos disponen de nuevas y potentes herramientas para hacer frente con A�xito a enfermedades, que hasta hace poco eran graves o mortales. Por su parte, los pacientes ven en ellos una esperanza fundada para recuperar su salud y mejorar su calidad de vida. Sin embargo, este prometedor horizonte se estA? viendo enturbiado por la aprobaciA?n de medidas administrativas, que recortan la facultad de prescripciA?n de los mA�dicos y el acceso de los pacientes a estos fA?rmacos.

Tales medidas, que estA?n fundadas en razones econA?micas, son distintas en cada Comunidad AutA?noma. El resultado de esta polA�tica no es otro que un inaceptable trato desigual para los pacientes. Estos a�?recortes a la cartaa�? han merecido el rechazo de las Organizaciones de Pacientes y las Sociedades CientA�ficas Medicas. Por ello, en el marco de unos encuentros celebrados en la Universidad Internacional MenA�ndez Pelayo, pactaron una amplia DeclaraciA?n conjunta dirigida a las autoridades y al conjunto de la sociedad.

Esta DeclaraciA?n, suscrita en Abril del aA�o pasado, refleja una serie de reivindicaciones con las que se pretende revertir esta situaciA?n, recomponiendo la llamada a�?alianza terapA�uticaa�?; esto es, la relaciA?n entre mA�dicos y pacientes basada en el juicio clA�nico y la profesionalidad del mA�dico, en la informaciA?n mutua y en la confianza del paciente.

Pues bien, esta alianza terapA�utica se ha visto erosionada, con una intensidad mayor o menor, segA?n las Comunidades AutA?nomas, en funciA?n de decisionesA�A� mA?s orientadas a la eficiencia econA?mica que a mejorar los resultados en salud. Esto se ha expresado en forma de Circulares, GuA�as y Protocolos autonA?micos que dan prioridad a las restricciones en la prescripciA?n, dado que sus autores probablemente piensan que los medicamentos biolA?gicos, por su elevado precio, mA?s que una buena nueva, son un nuevo y serio problema para la sostenibilidad econA?mica del Sistema Nacional de Salud.

Es cierto que los precios de los medicamentos biolA?gicos pueden ser elevados, pero tambiA�n lo es que estos tratamientos reducen costes para el sistema sanitario, ya que con ellos disminuyen los ingresos y reingresos hospitalarios y se reducen la duraciA?n de los procesos asistenciales. Entre quienes se muestran poco proclives a la prescripciA?n de biolA?gicos, los hay que optan por a�?imponera�? su sustituciA?n por otros fA?rmacos mA?s baratos. Y lo hacen al margen de la opiniA?n del mA�dico y de cuA?l sea la situaciA?n clA�nica de cada paciente. Pero cuando se margina a ambos, la gestiA?n sanitaria entra en la pendiente de la deshumanizaciA?n y se aleja de postulados A�ticos y de lo establecido por el Convenio Internacional de Derechos Humanos y Biomedicina de 1997, el llamado Convenio de Oviedo, y por la Ley BA?sica de AutonomA�a de Paciente, Ley 41/2002.

Lamentablemente, imponer la sustituciA?n de un medicamento biolA?gico no es el A?nico problema. TambiA�n lo es condicionar la prescripciA?n a que el mA�dico “consensue” la prescripciA?n con el Servicio farmacA�utico del hospital, a pesar que la funciA?n prescriptora este atribuida de modo exclusivo al mA�dico (artA�culo 79 de la Ley de GarantA�as y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios).

De otra parte, es al mA�dico a quien, antes de prescribir, le corresponde valorar las distintas alternativas y decidir cuA?l es la mejor desde el punto de vista terapA�utico y econA?mico. Es esto en lo que consiste la llamada a�?intercambiabilidada�?, concepto que tambiA�n es a�?reinterpretadoa�? por algunos, dejA?ndolo sin contenido. Para evitar problemas serA�a importante que la intercambiabilidad fuese regulada, tal y como prevA� la mencionada Ley de GarantA�as.

A estos efectos podrA�an servir de modelo las reglas que se aprobaron en Francia en 2016 por la Agencia Nacional de Seguridad de los Medicamentos y que, en resumen, son:

  • Respetar el derecho del paciente a la informaciA?n y a expresar, si hay cambio de tratamiento, su consentimiento.
  • Monitorizar los procesos.
  • Garantizar la trazabilidad de los medicamentos, para poder vigilar y controlar posibles reacciones adversas.

AsA� pues, para recomponer la relaciA?n mA�dico/paciente y gestionar bien el manejo de los medicamentos biolA?gicos (originales y biosimilares) habrA�a que solventar los obstA?culos que representan la sustituciA?n impuesta (automA?tica) y la intercambialidad no regulada y reconsiderar la orientaciA?n economicista de buena parte de las GuA�as Protocolos, esforzA?ndose por encontrar un punto de equilibrio entre dos objetivos mutuamente complementarios: racionalizar el gasto en medicamentos y respetar los derechos de mA�dicos y pacientes. Facilitar una prescripciA?n mA�dica adecuada es para los pacientes una garantA�a de seguridad y para el sistema sanitario la mejor forma de cumplir con sus fines.

Estas consideraciones, que subyacen en la DeclaraciA?n de MA�dicos y Pacientes, se han hecho llegar a las autoridades sanitarias y al Defensor del Pueblo. Esperemos que la DeclaraciA?nA� surta los efectos deseados. 

Noticias relacionadas

Escrito por Redacción el 29 junio, 2017 en Nacional

Medicamentos BiolA?gicos: Un acuerdo histA?rico

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.