cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Respuesta inflamatoria

Escrito por Silvia Martin el 3 agosto, 2017 en Noticias
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

La inflamación de tipo dos podría ser buena para el vientre, pero mala para el hígado Una respuesta inflamatoria, que en otro momento se creyó que podría ayudar contra la obesidad, podría agravar la enfermedad hepática grasa no alcohólica (NAFLD), por lo que nuevos hallazgos sugieren es posible que algunos tratamientos específicos para el síndrome metabólico necesiten una reevaluación. La NAFLD es el tipo más común de enfermedad hepática progresiva en los países desarrollados y la segunda indicación principal para trasplante de hígado. Es más, los costes médicos directos asociados a la NAFLD ascienden a un total de 103 000 millones de dólares cada año en los Estados Unidos, y no hay medicamentos aprobados para tratar a los 64 millones de personas en la nación que viven con esta condición. Dado que obesidad, NAFLD e inflamación están estrechamente relacionadas, los esfuerzos en curso han intentado desarrollar intervenciones diseñadas para modular las respuestas inmunitarias de los individuos afectados. Existen múltiples tipos de inflamación y el tipo 1 se ha relacionado con la resistencia a la insulina en la obesidad, mientras que el tipo 2 se cree que mantiene la señalización metabólica sana en los tejidos grasos (además de proteger el cuerpo contra gusanos parásitos).

La NAFLD es el tipo más común de enfermedad hepática progresiva en los países desarrollados y la segunda indicación principal para trasplante de hígado

En esta ocasión, Kevin Hart y sus colegas han realizado un descubrimiento inesperado: la predisposición genética hacia la inflamación de tipo 1 protege a los ratones contra la fibrosis hepática derivada de la NAFLD, resultante del consumo de una dieta rica en grasas. Sin embargo, sorprendentemente Hart et al. encontraron evidencias de inflamación de tipo 2 en muestras de biopsia de 56 pacientes humanos con fibrosis hepática grave derivada de la NAFLD. Una terapia antiinflamatoria llamada bloqueo de TGF-β redujo los marcadores de la fibrosis asociada a la NAFLD en ratones alimentados con una dieta rica en grasas, pero aumentó la inflamación de tipo 2 en el hígado de los animales. Los autores afirman que los signos de inflamación de tipo 2 en el hígado podrían utilizarse como indicadores clínicos para predecir el progreso de la NAFLD.

Etiquetas

Noticias relacionadas

Escrito por Silvia Martin el 27 febrero, 2014 en Noticias

GAEHC, un nuevo Grupo de Apoyo a Enfermos de Hepatitis C

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.