cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

Neurotransmisor GABA y depresión

Escrito por Silvia Martin el 25 noviembre, 2016 en Noticias
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

El aumento experimental de la actividad de una subclase de células nerviosas que producen el neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA) tiene efectos antidepresivos similares a los fármacos antidepresivos en ratones deprimidos, según una investigación de ‘Penn State’, Estados Unidos. El descubrimiento aporta más credibilidad a la idea de que los medicamentos que mejoran GABA podrían servir como antidepresivos de acción rápida y más eficaces, como señalan los autores en un artículo publicado en ‘Molecular Psychiatry’.

“GABA es el principal neurotransmisor inhibitorio en el cerebro –actúa como ‘freno’ de la actividad neural– y su disfunción está implicada en una amplia gama de trastornos neuropsiquiátricos –relata Bernhard Lüscher, profesor de Biología y Bioquímica y Biología Molecular en ‘Penn State’ y líder del equipo de investigación–. La creciente evidencia sugiere que la disfunción de GABA es también un gran culpable en el trastorno depresivo mayor, el trastorno cerebral más común y costoso y una causa principal de suicidio y la principal causa de muerte entre los jóvenes”.

Los investigadores aumentaron la señalización de GABA mediante la desactivación de un receptor de GABA en un conjunto específico de neuronas que se sospecha que están involucradas en el trastorno depresivo mayor. Bajo circunstancias normales, este conjunto de neuronas conocidas como interneuronas SST + producen GABA, que reduce la actividad de otras neuronas a su alrededor. La mayoría de estas neuronas circundantes liberan el neurotransmisor glutamato, un “acelerador” de la actividad neuronal.

Cuando deshabilitaron selectivamente el receptor GABA en las interneuronas SST +, estas células ya no podían recibir la señal para disminuir la velocidad -es decir, que se eliminar sus “frenos”– por lo que liberaron GABA excesivamente, lo que a su vez redujo aún más la actividad de las neuronas productoras de glutamato. Como resultado, los ratones que recibieron este tratamiento actuaron en una serie de pruebas de comportamiento como si se les hubiera administrado fármacos antidepresivos. Además, los cambios bioquímicos en el tejido cerebral de los ratones alterados genéticamente imitaban cambios bioquímicos previamente observados en roedores sometidos a tratamiento farmacológico con diferentes clases de fármacos antidepresivos.

“Es interesante que los fármacos diseñados para aumentar la función de GABA, las benzodiazepinas, se usan ampliamente como potentes medicamentos contra la ansiedad y sedantes, pero por razones poco conocidas estos medicamentos son en gran medida ineficaces como antidepresivos”, apunta Lüscher.

“El fracaso de las benzodiazepinas para aliviar los síntomas depresivos es una de las razones principales por las que se han descartado los déficit de señalización GABA como posibles causas de trastornos depresivos, pero nuestra investigación sugiere que GABA está involucrado y que debe haber otras razones para el fracaso de las benzodiazepinas”, argumenta. Los antidepresivos utilizados actualmente están diseñados para mejorar la función de la serotonina, o menos frecuentemente, la norepinefrina. Estos fármacos son ineficaces para alrededor del 40 por ciento de los pacientes y sufren un inicio terapéutico característicamente lento, tardando semanas antes de que los pacientes noten cualquier mejora significativa.

Este lento modo de acción terapéutica indica que el mecanismo de estos fármacos está sólo distantemente relacionado con sus dianas directas. Por el contrario, el trabajo actual sugiere que estos fármacos actúan en última instancia mejorando la función de las interneuronas que liberan GABA.

De hecho, una investigación anterior en el laboratorio de Lüscher ha demostrado que estos fármacos pueden aliviar un estado cerebral de tipo depresivo en ratones que fue inducido por defectos genéticos en la transmisión de GABA. Por lo tanto, los antidepresivos que actúan a través de serotonina o norepinefrina en última instancia parecen normalizar defectos en la transmisión de GABA, lo que sugiere que nuevos fármacos que se dirijan a la señalización GABA pueden ser antidepresivos eficaces.

“Las neuronas productoras de GABA que manipulamos en esta investigación se caracterizan por la expresión de un neuropéptido conocido como somatostatina y representan alrededor del 30 por ciento de todas las células productoras de GABA en el prosencéfalo”, detalla Lüscher.

“Estas células han sido recientemente implicadas en la depresión mayor basada en los cambios de expresión génica detectados en el tejido cerebral postmortem de pacientes deprimidos y difieren de otras células productoras de GABA en que inervan selectivamente los árboles dendríticos de las neuronas liberadoras de glutamato”, añade.

 

Etiquetas

Noticias relacionadas

Escrito por Silvia Martin el 10 mayo, 2017 en Noticias

Cableado neuronal

Escrito por Silvia Martin el 9 mayo, 2016 en Noticias

Estrés, depresión y VPH

Escrito por Silvia Martin el 13 abril, 2016 en Noticias

Riesgo de suicidio y Síndrome de Cushing

Escrito por Silvia Martin el 18 marzo, 2016 en Noticias

EM, depresión y tensión alta

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.